Transitions and Transformations

Nos estamos acercando hacia el fin de año, cerrando los capítulos de 2016 y sembrando las semillas para 2017.

Que sembremos semillas de paz y compasión.  Que sembremos semillas de amor.

Hemos visto muchos cambios radicales en el mundo el año pasado; extremos liderazgos políticos, guerras civiles muy traumáticas, mucho movimiento global de los refugiados, el Brexit, una crisis creciente de calentamiento global, y por su puesto las muertes numerosas de unos poetas y músicos importantes y inolvidables.  Son tiempos complicados y alarmantes.

Dentro del caos mundial, dentro del caos de la mente, debemos buscar una manera de volver a nuestro centro; al corazón, a la fuente.

Es imprescindible.

No podemos olvidar desde donde veníamos, y hasta donde volveremos.  La paz interior nos espera en cada momento, pues forma parte de nuestra verdadera naturaleza.  El amor nos espera en cada momento, pues somos el amor.  No podemos dejarnos caer en la violencia, en la ira, en el resentimiento.  Debemos equiparnos con las armas del amor, de la compasión, del perdón.  Es la única manera en que sobreviviremos el mecanismo del ego.

El ego quiere llevarnos hacia la venganza y la muerte, hacia la separación y el odio.

El Ser quiere llevarnos hacia la paz y la felicidad eterna.  Tu verdadera naturaleza está luchando dentro de ti para recordarte de tu verdad, de La Verdad, de tu Naturaleza Divina.

Así nos armamos con la meditación, con la observación, con la contemplación.  Nos armamos con la guía de nuestro Ser, la guía del corazón y sus virtudes.

Vigilamos la mente y todas sus tendencias, sus patrones destructivos.

Vigilamos la voz interna, limpiándola de la toxicidad y el veneno.

Observamos una y otra vez, momento a momento.

Conócete a ti mismo y conocerás el Universo y todos sus secretos.

Seguimos adelante, recordando quien Somos y a quien nos pertenecemos.

Que todos los Seres sean felices, que todos los Seres sean dichosos, que todos los Seres estén en La Paz.