El Iyengar Yoga Satya | Tara

El Iyengar Yoga es una forma de yoga que recibe el nombre de BKS Iyengar (Bellur Krishnamachar Sundararaja Iyengar), que trajo su manera de enseñar esta practica a Occidente desde la India en los años 50. Su metodología se centra principalmente en una ejecución y entendimiento muy precisos de las posturas del yoga. Con instrucciones muy específicas y con cuidada atención consciente, los estudiantes aprenden a realizar las posturas corporales centrando la atención en una alineación correcta.

Cada postura tiene un potencial increíble que se manifiesta en los músculos, huesos, respiración y en los centros energéticos del cuerpo de una manera especial y profunda. Si se realizan las posturas correctamente, el cuerpo humano se vuelve fuerte, flexible, equilibrado y estará lleno de energía. Las enfermedades y los problemas emocionales o mentales, se pueden aliviar y liberar, e incluso los niveles de estrés se pueden reducir. Cultivando una practica consciente los estudiantes aprenden a controlar los devaneos de la mente, a centrarse y a mantenerse más atentos. Con Tara aprenderás la meditación en acción. El cuerpo se pone en forma, se vuelve sano y se convierte en un vehículo dinámico y vivo para que el Espíritu se manifieste en el mundo.

Las enseñanzas impartidas por Tara resuenan mucho con la metodología de Iyengar dado que se formó en esta práctica durante más de 12 años. Recibió su primer titulo de nivel básico en 2006 y más adelante obtuvo el segundo certificado de nivel intermedio en 2009. Aunque la base de su enseñanza refleja claramente la tradición Iyengar, también tiene grandes influencias de otras muchas tradiciones espirituales, especialmente de Pneuma System y Pneuma Yoga. El objetivo de las clases de Tara es llevar la Luz no sólo a la parte física de las ásanas, sino a toda la tradición del yoga. Desde la exploración de los chakras a la energía sagrada de Kundalini, pasando por los pranayamas y los 5 elementos, Tara intenta que las clases lleguen al corazón de sus alumnos para así abrir los caminos de la comprensión y la conexión, ofreciendo un espacio sincero para la práctica y el estudio del yoga.